Desde los últimos años del gobierno de Marcos Covarrubias y durante todo el Sexenio de Peña Nieto, se generó una dinámica de opacidad y negligencia respecto de los recursos que cada nivel de gobierno opera; obras, programas de apoyo a las empresas, incluso la misma operatividad y atribuciones legales de los cuerpos policiacos se vio difuminada ante la fallida estrategia de generar una policía única para atender la guerra contra el crimen organizado.

Así, programas y obras que el gobierno de la república pagaba con recursos federales eran aprovechados para sacar raja política de los gobernantes locales que, haciendo suyos esos apoyos, omitían generar estos u otros apoyos con sus recursos propios. Fue tal la negligencia de la parte federal por informar a la ciudadanía de sus aportes al estado, y fue tal el oportunismo de la clase política local, que cuando Carlos Mendoza “el zar de los viáticos” arribó a la gubernatura, sin el más mínimo empacho creó con lo que era la secretaría de fomento y desarrollo económico el mamotreto que ahora es esa secretaría estatal, pero con la clara y cínica intención de crear una especie de secretaría sombra de las dependencias federales existentes con el fin de mimetizar el nombre y por supuesto los recursos que el gobierno federal aporta al estado. Desde luego, siendo Carlos  Mendoza un connotado priísta y amigo del ex candidato de ese partido a la presidencia de la república, José Antonio Meade, pues no hubo quien reclamara que el gobierno del estado se adjudicara obras y presupuesto de programas federales como si fueran del gobierno del estado.  No había celo alguno porque los apellidos PAN y PRI conforman una misma familia.

Y esta actitud poco ética y desfachatada del gobernador del estado podemos verla en cualquiera de sus informes de gobierno, donde sin pudor alguno señala e informa como logros de su administración todo la renovación o remozamiento de las carreteras federales, en sus ridículos informes multimedia donde trata de suplir con la forma el fondo insípido y anémico de una administración que no ha hecho nada significativo por el estado. En sus informes puede leerse con gran bombo y platillo la ampliación del tendido eléctrico, y otro gran número de obras y apoyos que en realidad son del gobierno federal. No es en balde que ahora el PRI este por los suelos en la entidad si, entre otras muchas cosas, pues el poco apoyo que dedicó al estado la administración de EPN se lo adjudicó como suyo Carlos Mendoza.

Y sigue pasando lo mismo, lo mas reciente que seguramente no será lo último, es un programa de reactivación económica con recursos aportados por nacional financiera y aplicados a través de la secretaría de turismo local, ¿porqué? Pues solo ellos saben porqué es la secretaría de turismo y no la de desarrollo económico la que lo aplica, ¿porqué no lo hace nacional financiera directamente? Pues una razón puede ser porque haya parte de recursos de procedencia federal y otro estatal, como sucede en muchos otros programas y  recursos que bajan de la federación; aquí lo interesante es que ahora, como antes, los delegados federales parecen ser muy complacientes con el gobierno del estado dejándolo que se adjudique de manera íntegra estos recursos, al parecer los delegados no tienen interés en informar a los sudcalifornianos de lo mucho o poco que hacen las dependencias federales en la media península, pero además, parecen no tener nada puesta la camiseta del gobierno federal y más pareciera que están más preocupados en ocultar lo que el gobierno federal destina al estado que en informarlo. Recordemos  que durante los dos años que lleva esta administración federal, el propio gobernador y sus corifeos han mentido de una manera burda al señalar que se han  recortado los recursos que destina la federación a Baja California Sur o que las dependencias y programas federales no contemplan ningún apoyo para nuestro estado, desde luego que esto además de ser mentira, obedece al enojo del gobernador de no poder manotear o colgarse de los recursos y programas federales, y cuando se dieron estas situaciones ningún delegado federal fue capaz de salir a decir esta boca es mía informando a los sudcalifornianos de los recursos que cada dependencia recibiría, tuvieron que ser ciudadanos, desde luego simpatizantes del gobierno federal, los que se dieron a la tarea de buscar, informar y desmentir los dichos del panismo local, y defender al gobierno de la república porque los delegados federales no tienen el mínimo interés en defender la imagen del presidente y de su administración ante los sudcalifornianos, salvo muy contadas excepciones.

La obra de ampliación de la carretera a la playa El Tecolote la está haciendo el gobierno federal, pero no hay un solo señalamiento que indique el monto de la obra, el origen del recurso, la cantidad y tipo de materiales se emplearán, en fin, si quiera la información básica que por ley las instituciones están obligadas a brindar a la ciudadanía, pero lo peor del caso es que no duden que ya concluida la obra llegue el gobernador del estado a adjudicársela como si fuera un esfuerzo económico del gobierno del estado ante la actitud timorata y poco comprometida de las autoridades federales en la entidad; no sé, supongo que la propia delegación de gobernación en el estado ha informado de la poca disposición que tienen algunos delegados federales respecto de defender la imagen y el programa de gobierno del presidente de la república, si no es así, es porque esta delegación también está copada por intereses locales y sus lealtades están aquí y no ante las instituciones federales. Atención, estoy refiriéndome a la defensa institucional que por mera ética y congruencia profesional debieran tener estos delegados, no me refiero a que tengan que ser activistas de un proyecto político particular, de ninguna manera, pero si resulta un despropósito que la presidencia de la república mantenga esta lucha constante por informar a la población sobre lo que está haciendo y los avances que tienen los distintos proyectos y programas y los delegados federales en la entidad no se acomidan a mover un dedo en este mismo sentido, ya no digamos que dejen que otros niveles de gobierno se adjudiquen apoyos que no les corresponden, aunque sea para taparle el ojo al macho.

Paso del norte: intensa gira llevó a cabo el titular de la secretaría de pesca para generar inconformidad entre los pescadores por el cambio que hubo en la forma, montos y fines de algunos programas relacionados con el sector, de poco le sirvió, antes de criticar debería poner sus barbas a remojar porque ese hoyo negro que ha sido el FONMAR junto con otros fideicomisos se les va a acabar, desde luego, en esta gira se quejó de que ya no llegarían los recursos a través de su secretaría, pero no informó de cuáles son los apoyos que el gobierno del estado otorga a los pescadores con sus propios recursos. Otra secretaría que ha tapado su nulo trabajo colgándose de los programas federales.

Deja un comentario

Cerrar menú