Los atropellados contra los que atropellan, los invisibles, los sin voz contra los que golpean la mesa cuando algo no les gusta; son tantas las desigualdades que hieren al país, son tantas las diferencias y tan largos los agravios…

No son las becas, no es el apoyo a la madre soltera, al adulto mayor, es recuperar la dignidad como ser humano, como ciudadano, es saber que hay un gobierno que sabe que existes, que sabe que no solamente hay hambre de comida, también de justicia, de oportunidades, que tenemos tanto por caminar…

No estar unos contra otros, es pedirle a los mismos de siempre que sean ellos los que se sacrifiquen, es exprimir hasta la infamia al que menos tiene, es no tener una mano solidaria para poder ser iguales, es pedirle a los mismos de siempre, que ahora que eligieron, renuncien a su decisión y renuncien a la esperanza…

Deja un comentario

Cerrar menú