Mientras públicamente despotrican y hacen la faramalla de ser opositores,  en privado llaman y llaman, y mandan mensajes para sentarse a dialogar con morena.

Todos los que alguna vez hemos militado o simpatizado con un partido político o candidato, invariablemente en algún momento nos hemos sentido decepcionados sino que traicionados por su actuar; ni modo, así son los avatares de esto a lo que le llaman “la política”. Sin embargo, como en todo, hay niveles, una cosa es que dentro de algún proyecto se cuelen algunos prietitos en el arroz y dejen mucho que desear por su actuar. Otra cosa distinta es que un partido o candidato haga de la simulación o de la traición una constante. Ese es el caso del PRI en BCS, desde hace mucho secuestrado por tres o cuatro camarillas que simulan, simulan querer ganar, ser oposición, defender realmente los colores de su partido.

El caso del priismo mulegino es el más emblemático de esta práctica que tiene sumido al Revolucionario Institucional en el más profundo de los descréditos ante la ciudadanía, ya ni siquiera nos referiremos a la larga lista de escándalos que no datan del 2018 a la fecha, sino que durante el propio sexenio de Peña Nieto se han ventilado en la opinión pública, basta con ver las burdas maniobras y enjuagues grotescos a los que se presta el PRI en el estado para  confirmar lo torcido de las prácticas con las que se manejan. Para para no hacer el cuento largo y como para muestra basta un botón,  solo es necesario ver lo que sucedió y sucede en el municipio de Mulegé: prácticamente el pleno del comité municipal del PRI cobra en el ayuntamiento con Felipe Prado.

Es verdad que Prado hizo alianzas hasta con el diablo para poder ganar, y ganó a duras penas, y entre estas alianzas obviamente estuvo la que trabó con el PRI mulegino, que sin ningún pudor ni escrúpulo pactaron traicionar a su partido en aras de apoyar la candidatura de Prado a la alcaldía y posteriormente incrustarse en la nómina municipal sin empacho alguno dejando a las claras su traición. No contentos con eso, mantienen el partido a disposición de Felipe Prado, esperando que éste resuelva las alternativas de su futuro político, nadie se mueve, nadie levanta la mano para no hacer sombra a las aspiraciones de Felipe Prado y sus allegados.  Carroñeros esperando los despojos que les den en la próxima elección, en eso han convertido al PRI mulegino. Mientras eso se define, siguen simulando defender su partido, tratando de mantener el voto del priismo más noble, el que todavía vota por convicción y que es la moneda de cambio de estos judas, de la convicción y la confianza que la militancia del PRI mantiene es que éstos siniestros personajes se aprovechan y de lo que viven, de verle la cara a la gente que de buena voluntad continua creyendo en el tricolor. 

Desde luego que este juego de mascaradas es posible porque el esquema se repite a nivel estatal, todos juegan el mismo juego, el de la simulación, empezando por la dirigencia que deja que esto suceda porque desde luego también están buscando sus propios amarres para conveniencia personal, los pretensos que se dicen aspirar a alguna candidatura por el PRI también lo saben y tampoco les preocupa, porque buscan esos espacios para negociar lo suyo, todos parásitos que pretenden seguir viviendo  a costillas de la confianza de la militancia.

Resulta ridículo y grotesco verlos  desagarrarse las vestiduras promoviendo una alianza opositora, porque de ese tamaño es su desesperación para entrar a negociar su permanencia en la vida pública de la entidad, y los más vociferantes, ex candidatos  e incluso ex funcionarios federales del sexenio de EPN siguen tratando de tender puentes con morena en la entidad, mientras públicamente despotrican y hacen la faramalla de ser opositores,  en privado llaman y llaman, y mandan mensajes para sentarse a dialogar con morena, jugándole el dedo en la boca al propio gobernador y permitiendo que haga el ridículo en público mientras ellos tratan de negociar lo suyo por otro lado, llegado el momento saldrán sus nombres a la luz.

Así de triste es el futuro que los militantes del Revolucionario Institucional en BCS tienen con estos sátrapas que los representan, así de vil es la conducta de quienes pretenden mantenerse en la política, a costa de todo, menos de trabajar con la gente, de  tener algo de congruencia y dignidad, así están acostumbrados, a escudarse en su apellido, a negociar en lo oscurito, al dedazo, siempre han sido y siempre serán políticos de Starbucks, ese es su horizonte político, lo que pueden negociar en la mesa de un café.

Deja un comentario

Cerrar menú